Antimanual para que un bebé deje el pañal


Mi cachorro de 2 años y 4 meses, entró a CENDI desde los cuatro meses, por lo que es un “niño CENDI”, conoce la dinámica de niño-maestra, le gusta convivir con otros niños aunque le cuesta compartir, le gusta la rutina, los horarios le ayudan a estar más tranquilo y la actividad física le encanta. Pero como toda persona, si no hace clic con su maestra, no hay manera de se quede contento en su escuelita y las mañanas se vuelven difíciles pues hace un tremendo berrinche para quedarse y como siempre –los papás tenemos la culpa- y de allí a buscar el modo para que se quede en la escuelita de la mejor manera posible.

Ahora tenemos un reto mayor, llegó el momento del control de esfínteres, entonces desde marzo estamos en eso, pero claro que ha sido toda una odisea, yo estaba por regresar a trabajar después de mi permiso por maternidad justo cuando nos pidieron que empezáramos el programa, además de que coincidió con las vacaciones de semana santa. De esta experiencia comparto las premisas del  “Antimanual para que el bebé deje en pañal.

No estar listo para que tu hijo deje el pañal

Yo regresé a trabajar y el niño se quedó unos días con su abuela paterna y otros días con su papá oso, no quise forzar a nadie y no hicimos nada de lo que nos habían marcado en el programa para los días de vacaciones.

Mamá cree que el niño no está listo para dejar el pañal

Mi hijo es un chico muy inteligente pero muy sensible y está en su etapa de los “no”, lo que le preguntes te dice “no” a menos que sea algo que realmente le interese dirá que sí. Los berrinches están a la orden del día, no hay un día que no pase sin un berrinche, hay días buenos y unos peores. A pesar de que la beba nació en diciembre pasado y la mudanza a nuestro departamento propio fue justo entre mayo y junio del año pasado yo creo es poco tiempo como para que el procesara todos estos cambios y que emocionalmente no está listo para dejar el pañal.

No de tiempo suficiente para la “familiarización” con el proceso de dejar el pañal

Tanto para los papás como para los niños, nosotros no tomamos el tiempo de leerle su libro para dejar el pañal que nos pidieron en la escuela, el tiempo para que él entendiera lo que le estábamos pidiendo,  para mi niño no era necesario dejar su pañal, no tenía la intención de dejarlo, simplemente estaba cómodo usando su pañal como tal.

Contradicción entre maestras y mamá

Nosotros tratamos de enseñar con bacinica, en la escuela nos quitaron la bacinica y que directamente lo lleváramos a la taza.

Siéntase presionada

Mi cachorro sale diario de la escuelita con dos o hasta tres cambios de ropa sucia, incluso de caquita, lo que me estaba poniendo muy nerviosa, sobre todo cuando las maestras me decían que debía hablar con él, que les ayudara, que debía reforzar en casa, etcétera, etcétera, de últimas fue el único niño que salía con ropa sucia, por lo que me sentía la más incompetente de las madres, pues nos habían marcado que para estas fechas ya debía haber dejado el pañal del todo, hasta el nocturno.

Deje que su hijo se dé cuenta de su estrés

Sí, lo hice, me desesperé y mi cachorro se dio cuenta, se hacía  pipí de regreso de la escuela, en casa y no se daba cuenta de que se estaba haciendo pipí o popó y yo me desesperaba.

Después de sentir que todo está mal y más mal, a veces tenemos días buenos que nos hacen darnos cuenta que es un proceso largo, afortunadamente y vi este video que me ayudó a armarme de paciencia y seguir con las indicaciones, algún día dejará el pañal.

 

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Otra rayita para la tigreza.

El nacimiento de la cachorrita

He juzgado a una madre